Enagás y el Ministerio recurren la sentencia que declaró la ilegalidad de la autorización de la regasificadora de El Musel

EQUO informa que tanto Enagás como el Ministerio han recurrido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que declaró la ilegalidad de la autorización de la regasificadora de El Musel. EQUO formulará alegaciones para que el Tribunal Supremo no admita a trámite el recurso.

Fuente: Nota de prensa de Equo - Asturias
EQUO considera que puede ser lógico que recurra Enagás, una empresa que actúa en interés de sus accionistas y directivos  aun a costa de encarecer el recibo del gas y la luz; pero el recurso muestra que su sentido de la responsabilidad social es nulo. Pero no puede justificarse en forma alguna es que recurra el Ministerio, después de haber ordenado la hibernación de la regasificadora por su inutilidad y que ni siquiera se construyese el gasoducto que debía unirla a la red; este recurso obliga a preguntarse si el Gobierno defiende intereses públicos o los de las empresas del IBEX35; y si está realmente interesado en reducir el déficit de tarifa o lo que pretende es garantizar los máximos beneficios de las industrias de la energía sucia. Hay que recordar una vez más que Enagás tiene garantizado el retorno de su inversión y el beneficio industrial al haberse incluido (sin motivación alguna) la construcción de esta regasificadora en el planeamiento de las redes de transporte de gas, aunque se haya probado y declarado expresamente que es una planta sin utilidad alguna, que sólo origina gastos inútiles; y que las cantidades a recibir por Enagás se computan en los costes fijos del sistema que sirven de base para fijar la tarifa a pagar por los consumidores del gas y la electricidad.
EQUO afirma que los 380 millones de euros que se invirtieron en la regasificadora (cifra ofrecida por la Comisión Nacional de la Energía) deberían haberse destinado a I+D en proyectos de energías renovables, lo que habría permitido constituirnos en una avanzadilla en una industria con futuro, favoreciendo la implantación de numerosas empresas de un sector de alta tecnología, en expansión y con potencial  para crear miles de puestos de trabajo de calidad, frente a las pocas decenas que crearía la regasificadora si llegase a entrar en funcionamiento. Y además, se mejoraría el estado del medio ambiente, la salud de vecinos y trabajadores y se mitigaría el cambio climático.
Publicar un comentario

Archivos del Blog