Avilés sufre un aumento monstruoso al 931% del cancerígeno benceno según datos del Principado de Asturias

Cuadro de datos de la web del Principado de Asturias
Si el martes fue una fuga de combustible que se evrtió y contaminó la ría de Avilés, de la que todavía no sabemos quién fue el responsable, ayer miércoles 30 de mayo se produjo un fuerte incremento del 931% del cancerígeno benceno procedente de las viejas baterías y eso que llovía.

De acuerdo a los datos que facilita el Gobierno de Asturias en su web de acuerdo a la obligación de comunicación diaria de contaminación atmosférica y calidad del aire de la Directiva 2008/50/CE y el R.D 102/2011, cosa que no hace con las estaciones privadas que de forma intencionada ya que el Principado no facilita los datos en continuo de estas estaciones que están monitorizadas porque son peores datos que las de las públicas, en una demostración continua de falta de trasparencia.

- En la estación de Llaranes que es la única que da datos en continuo del benceno, que está a contraviento se pasó de 2,32 µg/m3 de benceno a un valor de 23,92 µg/m3 pico que alcanzo a las 14 horas presenta hoy una media de las últimas 24 horas de 4,5 µg/m3 .

Hay que recordar que el valor de referencia anual en las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) está 1,7 µg/m3 de media anual, la tolerante normativa española está en 5 µg/m3 de media anual para este peligroso contaminante.

Hay que recordar que la última revisión de la autorización ambiental de baterías de coque que fue el 7 de noviembre del 2016 contemplaban una estación de control de benceno a poner por parte de Arcelor en el Polígono adjunto donde sus miles de trabajadores se quejan del fuerte olor que hay a este contaminante la mayoría de los días. A pesar del tiempo trascurrido la empresa hizo caso omiso de esta obligación, que hemos reiterado varias veces desde el Colectivo Ecologista de Avilés, para tener un dato real de este peligroso contaminante donde miles de personas trabajan. Seguimos sin estación que nos de datos reales de lo que por allí se emite.

El trabajo que se lleva haciendo desde 2004 en la comarca con un grupo de 494 familias dentro del proyecto Infancia y Medio Ambiente, reconoce que una parte de las mujeres de la cohorte ha sobre pasado durante el embarazo el valor límite anual de benceno, exposición que supone para el feto un riesgo de desarrollar enfermedades en su etapa neonatal e infantil. Sin olvidar que hay una elevada concentración en los niños de este contaminante. La exposición excesiva al benceno es perjudicial para el sistema inmunitario, aumentando las probabilidades de contraer infecciones y posiblemente disminuyendo las defensas del cuerpo contra el cáncer.

Los niños son, junto con las mujeres embarazadas, los enfermos y las personas mayores, una población más vulnerable a los efectos de la contaminación atmosférica. Esta mayor vulnerabilidad de los niños se debe a diferencias en la exposición, a su inmadurez fisiológica y al mayor tiempo de vida después de la exposición. Además, los niños inhalan un volumen de aire proporcionalmente mayor que los adultos.

Está claro que el Gobierno de Asturias y el Ayuntamiento tiene que asumir sus responsabilidades y trabajar más para que se reduzca estos niveles elevados de contaminantes que lleva años ocultando por el impacto que supone para sus vecinos.

Fuente: Nota de prensa del Colectivo Ecologista de Avilés
Publicar un comentario

Archivos del Blog