Los ecologistas se oponen a la incineración de residuos en la cementera de Aboño


Incineración de residuos en la cementera de Aboño by EnVerde
La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies solicita al Gobierno del Principado que retire las autorizaciones para la quema de residuos en la cementera de Aboño, situada en el concejo de Carreño, costa central de Asturias, por  las numerosas sentencias "que están tumbando las autorizaciones concedidas para este tipo de quemas, sobre todo por su impacto sobre la salud de los vecinos". Un ejemplo es la Sentencia nº 1410, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León  anulando la autorización ambiental de la fábrica de cemento de La Robla (León) otorgadas a Sociedad Anónima Tudela Veguín por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.
Los ecologistas nos recuerdan que el gobierno del Principado autorizó a  la plata de Aboño a quemar unas 20.000 toneladas de residuos y ahora pretende aumentar el volumen hasta las 85.000 toneladas; sin atender a las denuncias y alegaciones de vecinos, ecologistas, ni a sus propios compañeros socialistas; ya que en Madrid, es el PSOE el que se opone a la quema de residuos en la cementera de Loeches, por su impacto ambiental y por algo que también sucede en Carreño, que es la concentración de industrias con una elevada carga de contaminación.

Fuente: Nota de prensa de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturias.
La Coordinadora Ecoloxista ha solicitado al Principado que retire las autorizaciones para la quema de residuos en la cementera de Aboño,  de acuerdo a las numerosas sentencias que están tumbando las autorizaciones concedidas para estas quemas, por su impacto sobre la salud de los colindantes. Un ejemplo fue  Sentencia nº 1410, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León  anulando la autorización ambiental de la fábrica de cemento de La Robla (León) otorgadas a Sociedad Anónima Tudela Veguín por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.
Hay que recordar que el Principado autoriza a la misma empresa a quemar desde el año miles de toneladas de residuos, en los últimos años 20.000 y ahora pretende aumentar hasta las 85.000 toneladas de residuos diversos para quemar en la cementera. Sin atender nuestras denuncias y alegaciones.
Hasta ahora tiene autorizado la quema de los siguientes residuos:
- Neumáticos fuera de uso desde el año 2008.
- Residuos pesados de fragmentación de vehículos, fundamentalmente plásticos de automóviles, con un contenido significativo en cloro desde el año 2012.
- Residuos domésticos y residuos asimilables generados en comercios, industrias e instituciones, sin determinar cuales pueden ser desde el año 2012.
Hay que recordar que Carreño es el concejo con el aire mas contaminado de Asturias donde viven miles de personas a su alrededor, a pesar de ello el Principado permite la quema de los residuos despreciando el impacto que esta tiene en la salud de los colindantes, hay que recordar que la zona central asturiana encabeza el ranking de zonas contaminadas por partículas de España en los últimos años.
Esta peligrosa practica de incinerar residuos en una cementera, que esta preparada para hacer clinker para cemento, no destruir residuos, esta muy cuestionada en toda España, donde se están revocando la autorización para quemar residuos ante la presión ciudadana por la contaminación asociada que genera en la zona de la cementera.
Volvemos a reiterar nuestra oposición al uso de algunos residuos como combustible como el caso de los residuos pesados de fragmentación de vehículos y los neumáticos, no lo podemos aceptar por la contaminación que se genera en ese proceso y que toda ella se va quedar en el proceso del clinker.
Hay que recordar que la combustión de estos residuos especiales genera productos contaminantes, alguno muy perjudiciales para la salud humana; Metales Pesados, Xileno,  Hollín,  Benceno, Fenoles, Óxidos de plomo, Tolueno. Se  generará unas emisiones significativas (desde la perspectiva de salud y medioambiental) de PAH (hidrocarburos aromáticos policíclicos) y de Benceno con demostrados efectos cancerígenos ambos, y probables alteradores endocrinos. Son elementos muy volátiles por lo que escapan con facilidad a las técnicas de filtrado de gases. Dado que pueden ocasionar perdida de salud también a bajas dosis, así como su presencia ubicua en alimentos y suelos, representan un serio problema de salud pública.
Un segundo grupo de contaminantes emitidos se centra en las micro partículas y los óxidos de plomo y de zinc. Si bien estos metales son elementos poco volátiles, con la presencia de cloro en el horno se pueden generar cloruros de plomo y de zinc, sustancias estas más volátiles y por tanto con una presencia significativa en las emisiones. Además para el caso del plomo se acepta como demostrada su acción como disruptor endocrino, por lo que dada su extrema ubicuidad en el medio, habríamos de partir de que no existen límites seguros. Respecto del zinc además de su afectación a la salud, su mayor riesgo en procesos de combustión con presencia de cloro es que actúa como catalizador en la generación de dioxinas.
Esta  demostrado que en los procesos de combustión se generan dioxinas, pudiéndose incrementar esta generación con la incineración o coincineración de residuos. En cuanto a la dispersión de la contaminación, por su gravedad destaca también la que se va a realizar mediante el propio cemento fabricado, Este cemento contaminado no tendrá control ninguno en cuanto a su utilización, manejo y dispersión, sino en la salud de los trabajadores que lo manipulen y en el agravamiento de la futura gestión de los residuos generados en el sector de la construcción.
La destrucción térmica de los residuos es la peor forma de gestionar los residuos por su fuerte impacto ambiental asociado, y por la destrucción de materias primas que no pueden ser recuperadas ni recicladas en otros procesos. Las presiones que están haciendo las cementeras para conseguir gestionar los residuos como combustible no solo significan un riesgo para los colindantes y el medio ambiente, sino una perdida de calidad cierta del cemento fabricado.
No podemos aceptar que una planta de producción de cemento que ya tiene graves problemas ambientales en su proceso y que ha duplicado su tamaño se convierta en una  planta de tratamiento de residuos industriales con los riesgos que suponen para los colindantes estos materiales y sus tratamientos, todo para abaratar costes a cuenta de la salud de los colindantes. Asturias tiene que mirar lo que ha sucedido en otros lugares y en otros lugares para pensar en que aquí estamos tragando lo que no quieren en otros lados.
Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
Publicar un comentario

Archivos del Blog