Ecologistas se oponen al aprovechamiento hidroeléctrico del río Bustelin en Ibias

Río Bustelín. -Foto CEA.,
Coordinadora Ecoloxista d´Asturies-
La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies manifestó su total oposición al aprovechamiento hidroeléctrico del río Bustelin y afluentes en el concejo de Ibias. Así lo han trasladado al Principado de Asturias en su tramite de consultas ambientales, del proyecto de salto de los ríos Linae y Teixeira para después de turbinizarlas las aguas y soltarlas al rió Bustelín.
La minicentral hidroeléctrica se proyecta para aprovechar las aguas del río Bustelín, está ubicada, por lo tanto, en la cuenca hidrográfica del mismo nombre, río que es afluente del Navia desembocando en el embalse de Salime. Se pretende un salto bruto máximo de 162 metros en un tramo de  5000 metros de conducción forzada. De los que 3783 metros de conductos sería del río Linae y otros 1170 metros sería del rió Teixeira que acabarían turbinando en la central del rió Linares donde desaguarían.

Fuente: Nota de prensa de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies.
La cuenca del Navia asturiano viene padeciendo desde hace años la presión de las empresas eléctricas sobre el aprovechamiento de sus recursos, ya tiene 3 grandes embalses (Salime, Doiras,  Arbon), años después de su construcción los ciudadanos de la zona se han dado cuenta el fuerte impacto negativo que supuso para la zona, no solo ante entorno que resulta evidente, sino en la perdida de población, disminución de rentas, etc. Hay otras amenazas pendientes, como son los proyectos del Gran Suarna en el rió Navia, los de Suerio en el rió Agueria.

- La construcción de centrales y minicentrales suponen un intenso impacto en el régimen natural de los ríos, ya que este se ve supeditado a las necesidades de la minicentral. La alteración de los regímenes genera un importante impacto sobre la comunidad de macroinvertebrados, con una importante pérdida de biodiversidad. La aplicación de caudales ecológicos no permitirá en ningún caso la conservación de las comunidades originales, incluso contemplando altos porcentajes que difícilmente serán aceptados por la empresa hidroeléctrica, puesto que estos caudales ecológicos no tienen en cuenta los regímenes de caudal propios del sistema.
-  Impacto sobre los peces. Entre las especies que pagarán las consecuencias de estas agresiones destaca la trucha común que sufrirá las consecuencias de la fragmentación de las poblaciones con la consiguiente perdida de diversidad genética lo que puedo poner en peligro la viabilidad de las poblaciones. Este impacto esta constatado como ya sucedió en otras minicentrales tanto por disminución de la extensión y la calidad del hábitat, como por otro tipo de efectos más directos sobre su ciclo de vida, entre los que cabe destacar la imposibilidad de acceder a tramos altos del río donde se realiza la freza.
-  Impacto sobre los anfibios. La construcción de minicentrales incidirá especialmente en las poblaciones de anfibios altamente sensibles a la alteración del hábitat, por lo que la modificación de los regímenes hídricos, con la consiguiente pérdida de procesos de inundación natural (inundación, construcción de pistas, etc.) y el efecto de barrera y trampa que suponen para estos animales los canales de derivación de aguas, suponen un impacto que no puede ser asumido por las poblaciones de anfibios. Algunas de nuestras especies más representativas son especialmente sensibles a los cambios de caudal que afectan a las pequeñas pozas donde realizan las puestas y sus poblaciones se vieron fragmentadas en lugares en que estos peculiares hábitats desaparecieron.
-  Impacto sobre la flora.  Hay que recordar que los bosques de ribera están protegidos por la Unión Europea, cualquier alteración de los caudales y las dinámicas naturales de inundación tienen un efecto directo sobre ellos. Aquí pueden verse afectadas no solamente especies arbóreas en formación boscosa, si no también especies herbáceas que necesitan de condiciones de humedad para vivir.
- Supondría la destrucción irreversible por la presas y la canalización junto a las alteraciones del régimen de flujos de superficies de hábitat de conservación prioritaria dentro de la Unión Europea (Directiva 92/43/CEE del Consejo relativa a la conservación de habitas naturales).

Todos estos impactos no son asumibles por la sociedad en el marco de una Comunidad Autónoma, como Asturias, que se dice Paraíso Natural, que es excedentaria de energía eléctrica, a pesar de tener el mayor consumo per cápita por habitante, y que debe plantearse el apostar otros modelos de desarrollo más basados en I+D+I y menos en anticuadas políticas de ladrillo y cemento que han demostrado y están demostrando ser una hipoteca social cuyos intereses no son asumibles por la sociedad y cuyos beneficios solo corresponden a unos pocos. Antes de hablar de nuevas fuentes de energía, hablemos de nuevas políticas de ahorro y sistemas más eficientes energéticamente.
También queremos destacar la falta de aceptación social del Por todo ello, esperamos que se atienda estas alegaciones y quede abandonado este proyecto.
Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
Publicar un comentario en la entrada

Archivos del Blog