Avilés bate récords de contaminación por el cancerígeno benceno

Captura de pantalla de la web del gobierno del Principado de Asturias
El jueves y el viernes en alarma de contaminación por el cancerígeno benceno en Avilés que batió el récord de los últimos años, con un incremento del 2.760% procedente presuntamente de las viejas baterías de Arcelormittal.

De acuerdo a los datos oficiales que facilita el propio Gobierno del Principado de Asturias en su web de acuerdo a la obligación de comunicación diaria de contaminación atmosférica y calidad del aire de la Directiva 2008/50/CE y el R.D 102/2011, cosa que no hace con las estaciones privadas que de forma intencionada ya que el Principado no facilita los datos en continuo de estas estaciones que están monitorizadas porque son peores datos que las de las públicas, en una demostración continua de falta de trasparencia.

- En la estación de Llaranes que es la única que da datos en continuo del benceno, que está a contraviento se pasó de 3 µg/m3 de benceno a un valor de 86,38 µg/m3 pico que alcanzo a las 14 horas, presentaba a las 22 horas una media de las últimas 24 horas de 10,5 µg/m3.

Hay que recordar que el valor de referencia anual en las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) está 1,7 µg/m3 de media anual, la tolerante normativa española está en 5 µg/m3 de media anual para este peligroso contaminante.

Hay que recordar que la última revisión de la autorización ambiental de baterías de coque que fue el 7 de noviembre del 2016 contemplaba estas 2 medidas:

1º- Un límite de 33 µg/m3  de valor horario, que como vemos se superó de forma amplia durante  3 horas, a la 13 horas ya había un valor de 63 µg/m3 y una hora de después había subido a 86 µg/m3, no bajo hasta que pararon las instalaciones.

2º- Una estación de control  de benceno a poner por parte de Arcelor en el Polígono que está al lado de las baterías. A pesar del tiempo trascurrido la empresa hizo caso omiso de esta obligación, porque los datos serían espectaculares.

La exposición excesiva al benceno es perjudicial para el sistema inmunitario, aumentando las probabilidades de contraer infecciones y posiblemente disminuyendo las defensas del cuerpo contra el cáncer. Los niños son, junto con las mujeres embarazadas, los enfermos y las personas mayores, una población más vulnerable a los efectos de la contaminación atmosférica. Esta mayor vulnerabilidad de los niños se debe a diferencias en la exposición, a su inmadurez fisiológica y al mayor tiempo de vida después de la exposición. Además, los niños inhalan un volumen de aire proporcionalmente mayor que los adultos.

Los picos de contaminación atmosférica disparan los ingresos hospitalarios en Asturias por enfermedades respiratorias de acuerdo a un estudio epidemiológico realizado por la consejería de Sanidad del Principado de Asturias y presentado el año 2016. Dicho estudio es concluyente y viene a demostrar que la Consejería de Infraestructuras viene falseando la realidad cuando niega la contaminación del aire y sus efectos en la salud de los asturianos.
Está claro que el Gobierno de Asturias y el Ayuntamiento tiene que asumir sus responsabilidades y trabajar más para que se reduzca estos niveles elevados de contaminantes que lleva años ocultando por el impacto que supone para sus vecinos. Aunque ya sabemos que nada van hacer, porque el Ayuntamiento pasa, el Principado ni siquiera sanciona estas irregularidades ambientales, como está acreditado que en 3 años, después de centenares de denuncias solo se abrieron 13 expedientes sancionadores por contaminación en toda Asturias.

Fuente: Nota de prensa del Colectivo Ecologista de Avilés
Publicar un comentario

Archivos del Blog