Greenpeace pide al Gobierno de Asturias que rechace el proyecto de incineradora de COGERSA

Nota de prensa de Greenpeace
La organización ecologista ve incoherente que la FSA, Federación Socialista Asturiana, respaldara ayer lunes el reciclaje mientras sigue apostando por la quema de residuos.
Greenpeace exige coherencia al Gobierno asturiano en su política de gestión de residuos, porque, a pesar de que ayer la Federación Socialista Asturiana (FSA) aceptara la propuesta de Izquierda Unida (su socio de gobierno) de una ley que fomente el reciclaje, sigue presionando para que salga adelante la construcción de la incineradora de Serín.
Greenpeace recuerda que existen alternativas a estas instalaciones por lo que pide responsabilidad a la FSA y que tenga en cuenta la salud y el medio ambiente de los asturianos, a la vez que exige un cambio de política para fomentar de verdad la reducción, reutilización y reciclaje de los residuos.
"Esperamos que IU no se deje engañar por los cantos de sirena de los socialistas asturianos y no ceda a sus presiones, y que se mantengan firmes en su oposición a la construcción de una incineradora en Serín", ha declarado Julio Barea, responsable de la Campaña de Contaminación de Greenpeace.
La organización ecologista pide una moratoria en la construcción de la incineradora y que se pongan en marcha políticas de gestión y recogida de residuos más sostenibles, como las que ya están funcionando en otros lugares. Es el caso de la recogida Puerta a Puerta que llevan a cabo decenas de municipios catalanes y vascos. Con estos sistemas se obtienen niveles de recuperación y reciclaje que superan el 80%, además, de reducir los costes y tasas que deben pagar los ciudadanos.
Quemar residuos es el sistema de gestión más caro: por cada tonelada incinerada las administraciones deben pagar 60 euros a la empresa que gestiona la planta. La construcción del proyecto de Serín supondrá, pues, un fuerte incremento en la tasa de basura que pagan los asturianos y, teniendo en cuenta que los contratos con las incineradoras son de entre 25 y 30 años, se bloquearán durante décadas la aplicación de políticas sostenibles de residuos.
Greenpeace
+ MÁS INFORMACIÓN
Publicar un comentario

Archivos del Blog