El Cambio Climático y el pecado original

Cada día son más numerosos las organizaciones y grupos reales o virtuales que predican una serie de consejos y recomendaciones para concienciar a los ciudadanos de la necesidad de combatir al demonio del Cambio Climático. Todo ello parece emanar un olorcillo semejante al incienso de las iglesias ya que se insta al ciudadano a que corrija su “contaminación original” y cambie sus actitudes y forma de vida. Las propuestas van desde consejos para cambiar en las rutinas diarias, hasta pedir la compra de una lavadora más eficiciente.
Y yo me pregunto a que viene todo esto de pedir a los ciudadanos cambiar por el cambio climático cuando el problema no lo han creado ellos. Yo ciudadano no decido la política energética, los gobernantes y han elegido centrales térmicas de gas y carbón. Yo no decido la política de residuos, los gobernantes y han decidido construir mega incineradoras. Yo no decido la política de transportes, los gobernantes y han preferido subvencionar la compra de autos a bajar el precio de los transportes públicos o favorecer el uso de la bicicleta. Yo, ciudadano y muchos millones de ciudadanos y ciudadanas más hace años que cambiaron; pero nuestros gobernantes, sean de izquierdas o derechas, siguen ejecutando la misma política. ¿Debemos cambiar los ciudadanos? o ¿Deberíamos cambiar a los gobernantes?. Por lo menos que cambien su forma de gobernar.
¿De qué me sirve una lavadora eficiente si está enchufada a una central térmica o nuclear?. ¿Para que quiero una bombilla inteligente si me gobierna un político inepto?.
Publicar un comentario

Archivos del Blog