El Gobierno del Principado impide la participación democrática en la gestión de los espacios naturales

Ocho organizaciones ecologistas asturianas denuncian que los sucesivos Gobiernos del Principado de Asturias han incumplido e incumplen sistemáticamente los mandatos legales que obligan a promover y  facilitar la participación social en los espacios naturales.
Por una parte la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente (incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE), dice en su art.3, referido a “Derechos en materia de medio ambiente”, en el punto 2.a): “A participar de manera efectiva y real …” y en el punto 2.b) “A acceder con antelación suficiente a la información …”
Por otra parte, en las sucesivas leyes por las que se declaran los Parques Naturales de Asturias, también se definen los órganos de gestión, sus funciones y su composición y funcionamiento. Uno de estos órganos son las Juntas de cada parque o espacio protegido declarado (para las que se explicita en las leyes respectivas  que “se reunirá al menos una vez al año”) que, aunque son definidas como órganos de gestión, tanto por su composición como por su funcionamiento se comportan más bien como un órgano de consulta y participación que, en todo caso, es siempre ficticia o de apariencias. Y esto es así por muchas razones, no siendo la menos importante el que no se convoque por quien tiene la obligación de hacerlo y por tanto no se reúna.
La mayoría de los espacios naturales llevan varios años sin convocar estas Juntas, lo que impide conocer el detalle de la gestión en estos espacios. Así ha sucedido en los parques y reservas de;  Muniellos, Redes, Ponga, Ubiñas-la Mesa, Somiedo.
Los grupos ambientales abajo firmantes denunciamos la vulneración continuada de las leyes de declaración de estos espacios protegidos, dado que en todos los casos, sus Juntas llevan sin reunirse varios años, en algunos tan sólo se reunió para su constitución, y en ningún Parque a lo largo de sus existencias se ha cumplido el mínimo de una reunión anual.
Si esto es así en cuanto al aspecto formal de su convocatoria y reunión –responsabilidad de quien sea titular de la Consejería competente en materia de espacios naturales protegidos, en estos momentos Agroganadería y Recursos Autóctonos- también lo es para aspectos más funcionales, pues entre sus atribuciones está la de informar tanto los Programas Anuales de Gestión (PAGs) como la de recibir la Memoria anual: en ningún caso estos documentos llegan a las Juntas  en tiempo y forma.
Las preceptivas Memorias anuales, que deberían estar disponibles en el último trimestre de cada año junto con los preceptivos PAGs del año siguiente, se van entregando con una media de dos-tres años de retraso para la Memoria (que además deja mucho que desear en cuanto a información relevante) y  de los PAGs sólo llegamos a ver un ‘apunte de esquema’ del año anterior entregado en la misma reunión y, con suerte, en relación con el año en que se celebra la reunión, puede que se nos llegue a entregar sobre la marcha una lista de actuaciones indefinidas sin determinar inversión ni presupuestos.
Así las cosas, las organizaciones ecologistas queremos poner de manifiesto nuestro hartazgo ante la inoperancia cuando no incompetencia, además de opacidad en la gestión, de quienes tienen la obligación de cumplir la ley y dentro de ella velar por nuestros derechos, entre los que está el de garantizarnos una participación efectiva y real.
Nuestra experiencia de participación a través de nuestros representantes en las Juntas es totalmente negativa: las percibimos como un juguete en manos de la Administración, con el que juegan de manera condescendiente (jamás hemos ni llegado a intuir un atisbo de convicción e interés por una verdadera participación democrática) para vestir de democráticas actuaciones y decisiones que no lo son,  porque ni hay debate ni acuerdos, ambas cosas imposibles sin la información pertinente y los tiempos, espacios y trabajo adecuados para ello.

Suscriben los siguientes grupos ambientales:
Asociación de Amigos de la Naturaleza Asturiana-ANA.
Grupo de Ornitología Mavea.
Plataforma por la Defensa de la Cordillera Cantábrica.
Asociación Conservación Lobo Ibérico-Ascel.
Instituto para la Calidad y la Educación Ambiental-INSCEAN.
Asociación para la Defensa Jurídica del Medio Ambiente-ULEX.
Coordinadora Ecoloxista d’Asturies.
Colectivo Ecologista de Avilés.
Publicar un comentario

Archivos del Blog