Sanidad tomará muestras de sangre para conocer el nivel de contaminación por mercurio en la población

-Foto AsturiasVerde.com-

Sanidad toma muestras de 150 asturianos sanos para analizar el nivel de mercurio en sangre de la población
Este informe permitirá valorar adecuadamente los niveles de mercurio detectados en los trabajadores de Asturiana de Zinc, situándolos en el contexto global de Asturias. “Sabemos que en España tenemos un problema de mercurio, como ocurre en la mayor parte de los países mediterráneos, y en consecuencia en Asturias también lo tenemos”, asegura Julio Bruno.

La Consejería de Sanidad del Principado ha puesto en marcha un estudio para determinar la presencia de mercurio en sangre de la población asturiana. La Dirección General de Salud Pública, con la colaboración del Centro Comunitario de Sangre y Tejidos de Asturias, está tomando muestras de 150 personas mayores de 18 años y de todas las cohortes de edad, para analizar los niveles de este metal.
Este estudio se hace, según explica el director general de Salud Pública, porque “sabemos que en España tenemos un problema de mercurio, como ocurre en la mayor parte de los países mediterráneos y, en consecuencia, en Asturias también lo tenemos”. Así se ha puesto de relieve, por ejemplo, en el reciente informe Prenatal mercury exposure in a multicenter cohort study in Spain (Estudio sobre la exposición prenatal al mercurio en varias regiones de España) desarrollado por investigadores del Proyecto Infancia y Medio Ambiente (Inma) en Asturias, Valencia, Sabadell y Guipúzcoa que pone de manifiesto que una elevada proporción de los recién nacidos registran unos niveles de mercurio en sangre de cordón umbilical mayores a los recomendados por diversas agencias internacionales.
Por ejemplo, un 24% de los niños superaban los niveles recomendados por la OMS y un 64% los propuestos por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). Esto tiene que ver con el consumo de grandes peces depredadores, como el pez espada o emperador y el atún por parte de la madre durante el embarazo.
De hecho, el Ministerio de Sanidad y la propia consejería recomiendan a las mujeres embarazadas y a los menores de cuatro años limitar la ingesta de este tipo de pescado y han puesto en marcha otras estrategias para tratar de reducir la presencia de este metal pesado en la población.
Julio Bruno precisa asimismo que los resultados de este informe encargado por la consejería “nos permitirán valorar adecuadamente los niveles de mercurio en sangre detectados en los trabajadores de Asturiana de Zinc, situándolos en el contexto global de la población asturiana”.
El director general considera que en un tema tan delicado como éste, es preciso pronunciarse con absoluto rigor y transparencia como viene haciendo la Consejería de Sanidad desde el inicio de la crisis “para ofrecer a la población una información veraz, informando de lo que sabemos de un modo fehaciente y sin generar alarmismo o preocupaciones innecesarias”.
Salud Pública dispone de los resultados de los análisis de control de mercurio en sangre tanto a los trabajadores afectados por el accidente del pasado mes de enero como del conjunto de la plantilla de la multinacional. Hasta el momento, se han detectado niveles superiores a los recomendados en 50 trabajadores de la empresa auxiliar y en algunos otros casos aislados de otras empresas auxiliares, que se vieron afectados por el accidente y en 26 empleados de Asturiana de Zinc, siete de los cuales han normalizado ya sus valores,  lo que supone alrededor de un 5% del total de las personas que se han sometido al análisis voluntario que suponen aproximadamente el 62% del total de la plantilla. “Se trata de un dispositivo extraordinario para una situación extraordinaria que pretende dar mayor seguridad en el seguimiento de los afectados, independientemente de su situación laboral futura", asegura Bruno.
El director general de Salud Pública reitera que no existen datos de concentraciones anormales de mercurio hasta la fecha en el entorno de la empresa y, por el contrario todos los análisis ambientales del metal han estado muy por debajo de los niveles máximos aconsejables por lo que “la población puede estar tranquila”. Tampoco han sido identificadas personas del vecindario con valores analíticos de mercurio inorgánico por encima de lo normal.
Esta misma información ha sido trasladada anteriormente a los representantes de las asociaciones de vecinos de la zona, al Ayuntamiento de Castrillón, y concretamente a la propia alcaldesa, Ángela Vallina, a la que se informó telefónicamente en diversas ocasiones  y que además estuvo reunida en la Consejería de Sanidad con el director general para tratar el asunto.
El director general, junto con los responsables del departamento de epidemiología ambiental y laboral de la Consejería de Sanidad, habían concertado una cita para esta mañana a petición de un grupo de trabajadores afectados por el accidente del pasado mes de enero, reunión que finalmente ha quedado pospuesta por propia decisión de los  trabajadores.
Nota de prensa del Gobierno del Principado de Asturias
Publicar un comentario

Archivos del Blog