Un Comité de Investigación por la gestión de los fondos de la ampliación del Puerto de Gijón

El Presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, ha salido a los medios criticando a Los Verdes, la acusación es “por empeñarse en que las cosas no salgan adelante". La ampliación del Puerto de Gijón está trayendo aun más conflictos de los que se pensaba allá por mayo del 2002 cuando diversas organizaciones ecologistas, sociales y personas individuales presentamos alegaciones. De aquella montamos una web con información y las distintas alegaciones que se presentaron. El espacio de la campaña, una de las primeras en Asturias en contar con página web, ya pertenece al mundo de la arqueoweb, tiene un diseño antiguo y el servidor gratuito donde está alojada la tiene medio devorada con anuncios de Lycos. Y por citar un dato de fuera de Asturias, también Greenpeace presentó alegaciones a la ampliación. Pero parece que, como de constumbre, no eran los puntos ambientales, sociales, o incluso históricos los más delicados; el punto debil era la pela, el eurito. La ampliación se ha transformado en un pozo con un sobrecoste que arrastra de 216 millones de euros sobre un presupuesto inicial de 579,2 millones, es decir, una desviación del 40%. Es como si usted llevara el coche al taller le hicieran un presupuesto de 100 euros y a mitad de la reparación le dijeran que va a salir por 140.... Y que además se quede con la mosca de que si a mitad de la reparación ya han subido un 40% ¿Por cuanto saldrá realmente la operación cuando terminen?.
Dicho en millones de euros la parece que no estan importante; pero calculen que estamos hablando de un sobre coste de 35.856 millones de las añoradas pesetazas. Si tuviéramos que pagarlo en monedas de céntimo necesitaríamos un bolsillo que soportara 49.680 toneladas. O si lo prefieren supondría casi 215 euros por cada asturiano, asturiana, asturianín y asturianina, que en el fondo es la comparación más acertada, ya que toda esta inversión, costeada en gran parte con fondos europeos, debía estar destinada a mejorar la economía asturiana, la de todos. Mientras que en otros territorios se prioriza a los pequeños y medianos empresarios como fuente de creación de empleo y riqueza, en Asturias se sigue el modelo de la época franquista obras megalómanas que sólo favorecen a las grandes empresas multinacionales. En el caso de la ampliación del Puerto de Gijón los más beneficiados son la corporación Mittal Steel y las empresas eléctricas, dos sectores que gracias a los avances tecnológicos generan cada día menos puestos de trabajo. Por no hablar que la electricidad que se genere no se quedará en Asturias moviendo empresas, si no que se exportará para que crear puestos de trabajo, en territorios donde no quieren este tipo de industrias. Si no que se lo pregunten a los responsables del Partido Popular en Madrid. O a los del PSOE en la Comunidad Valenciana.
Parece que en el pastel económico del Reino de España, a los asturianos nos ha tocado la producción de energía; pero no las empresas que la consumirían, ni tan siquiera nos quedamos con los beneficios, ya que las multinacionales tienen sus sedes fuera de Asturias y electricidad nos va a costar lo mismo a los asturianos que al resto, incluso aquí sufriremos las mismas campañas de ahorro energético de las que culpabilizan a los ciudadanos del Cambio Climático, cuando los ciudadanos no son los que eligen la política energética.
El empeño está en que las cosas salgan adelante y lo que han demostrado los últimos 25 años es que con la receta del PSOE las cosas nunca saldrán adelante para los asturianos.
Son muchos millones y por sanidad democrática se tendría que organizar una comisión de investigación para depurar, si las hay, las responsabilidades políticas en la gestión de la obra. El multimillonario desfase de la ampliación del puerto de Gijón no se puede solucionar dando una explicación simple y arrogante, en ningún momento se ha reconocido un error en la gestión y siempre se le ha echado la culpa a otros, que como en el caso de Los Verdes y grupos ecologistas sólo estamos haciendo nuestro trabajo y defendiendo desde hace años nuestros principios. Son muchos millones y por sanidad democrática se tendría que organizar una comisión de investigación para depurar, si las hay, las responsabilidades políticas en la gestión de la obra.
Publicar un comentario

Archivos del Blog