sábado, 25 de noviembre de 2006

Talas y anegaciones

Sobre los efectos de las urbanizaciones en el medio natural. Artículo de Emilio Rabanal Menéndez

La gigantesca urbanización con cuatro campos de golf en Las Navas del Marqués (Ávila) ha tenido gran repercusión nacional y ha quedado el PP como un ejemplo de insensibilidad hacia un espacio protegido con especies animales seriamente amenazadas. Esto que ocurre en Ávila no nos escandaliza especialmente a muchos asturianos.
El Gobierno socialista asturiano está empeñado en construir el embalse de Caliao que sería una gravísima agresión para el Parque Natural de Redes, declarado Reserva de la Biosfera, tierra de frondosos bosques, osos y urogallos. El embalse de Caliao permitirá el boom urbanístico que se avecina. Las reformas previstas en los planes urbanísticos municipales posibilitarán más de 70.000 viviendas en la costa asturiana. Se han proyectado 18 nuevos campos de golf a añadir a los 12 existentes.
El Gobierno socialista asturiano aprueba a marchas forzadas docenas de proyectos de sendas costeras, parques-playa, aparcamientos y miradores, bajo un plan de infraestructuras turísticas conocido como POLA. Múltiples recalificaciones del suelo y convenios se gestan en los ayuntamientos y se aprueban en un organismo del Principado llamado CUOTA: mera comparsa de esta marea desarrollista y sin control alguno social ni vecinal.
La insensatez ambiental no es sólo patrimonio del PP: una buena parte, adornada de cinismo, le corresponde al PSOE. Para ver desmanes ambientales no hace falta ir a Las Navas del Marqués, aquí en Asturias estaremos bien surtidos si nadie lo remedia.
Artículo en: http://www.asturiasverde.com/2006octubre/00324opinion-emilio.htm
Publicar un comentario en la entrada

Archivos del Blog