Se confirma el envenenamiento de nutrias en Allande


Muerte de nutrias por veneno en Asturias by EnVerde 

El "Consejo Superior de Investigaciones Científicas" confirmó que las dos nutrias muertas en el rió Nisón, en el concejo de Pola de Allande, el pasado año, fueron envenenadas, tal como suponíamos desde la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, y como se había denunciado ante la Fiscalía y el Principado, lo que supone un hecho tipificado como delito en el ordenamiento jurídico de nuestro país.
Hay que recordar que la nutria (Lutra lutra) está dentro del Decreto 32/1990, de 8 de marzo, por el que  se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias, clasificada como especie «de interés especial».

Asturias es una de las zonas europeas de mayor diversidad en flora y fauna, pero en las ultimas décadas esta riqueza natural se está viendo afectada, por muchas problemas; uno de los que afectan a la fauna son los venenos.  De acuerdo a los resultados de los análisis toxicológicos de cebos y animales remitidos al Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC) entre 2004 y 2010, en Asturias el 95% de los casos de intoxicación por productos tóxicos en la fauna se producen de forma intencionada.
Creemos que se debe investigar y perseguir por la vía penal este tipo de hechos para que todo el peso de la ley caiga sobre sus responsables. Es preciso, como venimos reclamando, que se investigue en profundidad sobre lo que consideramos un grave delito contra la fauna y un posible delito contra la salud humana.
La Coordinadora Ecoloxista, considera que la administración el Principado de Asturias no muestra toda la energía que se requiere ante la gravedad de este tipo de delitos, como es la práctica de usar venenos para matar a los animales que para algunos les resultan molestos sin tener en cuentas los daños colaterales que generan. Desde 1995 esta práctica fue tipificada como delito en el Art. 336 del Código Penal español suponiendo unas penas entre seis meses y dos años de cárcel. Sin embargo, hasta el momento en Asturias solo se ha podido llevar ante los tribunales a 2 supuestos envenenadores, a pesar de las decenas de casos que se conocen en los últimos años que afectan a animales salvajes.
Hay que  recordar que el uso de venenos es una de las amenazas más graves para la fauna salvaje en España y que ya en los años 60 y 70 del pasado siglo el uso de cebos envenenados fue una práctica usual de ganaderos,  cazadores y pescadores, que poco a poco había ido disminuyendo a base de un nuevo ordenamiento jurídico y de divulgación sobre las perversas consecuencias del uso del veneno en la naturaleza. Sin embargo, en los últimos años se ha detectado un grave y preocupante uso, llegando a los gravísimos niveles de cuando estaba permitido hace décadas.
Este delito supone una eliminación indiscriminada sobre la fauna en general, ya que no se trata de un método selectivo, pues afecta a especies predadoras de todo tipo, carroñeras, omnívoras e incluso animales domésticos. Además de ser una práctica cruel con los animales, altera la organización de los ecosistemas y puede tener repercusiones negativas en los seres humanos, ya que el veneno entra en la cadena alimenticia. No obstante, sea cual sea la composición del producto venenoso, la mayoría tienen en común que conducen a una muerte prolongada y dolorosa por sofocación y parálisis muscular.
Por tanto, este método ilegal de control no selectivo causa la regresión y extinción de la fauna, con el agravante de que los principales afectados son precisamente las especies con serio peligro de desaparecer para siempre. Y aunque peligro significa que todavía hay tiempo, extinción es sinónimo de irreversible. Además, no se puede tener una estimación real del número de ejemplares muertos por envenenamiento, bien sea por la inaccesibilidad, por no emplear el mismo esfuerzo en las diferente especies o bien por otro tipo de factores.
Fuente: Coordinadora Ecoloxista d'Asturies
Publicar un comentario

Archivos del Blog