Los oscuros negocios del gas: El gigantesco despilfarro de la inútil regasificadora de Gijón que debería ser demolida

La construcción de la regasificadora en abril del 2011. -Foto AsturiasVerde.com.-
Desde la Coordinadora Ecoloxista se sigue reclamando la demolición de la regasificadora de El Musel, en el actual trámite de información pública que "no deja de ser una nueva trampa para tapar el pufo que supuso la instalación y las obras del Muselón".


Los ecologistas afirman que:
La regasificadora es una instalación construida en el año 2010 sin haber atendido las alegaciones que se presentaron desde 2006. Desde que se hizo se mantuvo invernada por resultar completamente innecesaria, situación que persiste hoy.
Desde la Coordinadora Ecoloxista volvemos a argumentar los que ya dijimos en 2006 que ya reconocía hasta Comisión Nacional de Energía:
"Este proyecto no estaba considerado en la planificación de 2002-2011 y aparece en esta revisión sin venir acompañado de ninguna argumentación que justifique los criterios seguidos para su inclusión en la planificación como alternativa al incremento de la capacidad de otras plantas ya existentes o incluidas en la planificación con anterioridad". El Planificador consideró suficiente un sistema de entradas al sistema gasista peninsular en el que no se contemplaba la infraestructura de El Musel.
La situación en cuanto consumo de regasificadora un francamente peor ahora que cuando se construyó, tenemos en España 6 de las 22 regasificadoras europeas en funcionamiento, siendo con diferencia el país que más tiene, durante 2017 en España solo se contrató el 30% de la capacidad de regasificación de las plantas y solo se usó el 25% de la capacidad disponible; igualmente, sólo registraron un nivel de llenado del 43%, lo que la idea del despilfarro que supone autorizar la de El Musel, que ni se necesita ni tiene previsto uso alguno. En un contexto donde la propia comisión Europa ha reconocido un uso futuro menor para estas instalaciones gasísticas por el aumento de los gaseoductos con los países productores que hace innecesario las peligrosas regasificadoras.
Cuando se construyó no se tuvo en cuenta los riesgos teniendo en cuenta la inflamabilidad del gas natural licuado. Está a menos de 1000 metros de los depósitos de gas de Campa Torres y tres terminales petrolíferas de El Musel (CLH, AGIP y la de Petróleos Asturianos) elevando sin lugar a dudas los niveles de peligrosidad en una zona densamente poblada donde en un radio de 2.000 metros viven más de 70.000 personas que van a ver sus vidas más amenazadas, ante el riesgo cierto que las explosiones.
Es preciso recordar que ahora como en el 2008, cuando se resolvió la declaración de impacto anterior sigue vigente, el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (RAMINP) de 1.961 cataloga las actividades como la prevista como actividades clasificadas y en este sentido recoge en su artículo 4º que: "las industrias fabriles que deban ser consideradas como peligrosas, insalubres o nocivas sólo podrán emplazarse, como regla general, a una distancia superior a 2.000 metros, a contar del núcleo más próximo de población agrupada”. En Asturias a fecha de hoy sigue vigente al encontrarse en tramitación la Ley de Sostenibilidad y Protección Ambiental que lo sustituiría por lo que el Raminp sigue vigente.
Urbanísticamente no es imposible tramitar una nueva licencia como se pretende ahora, sino que cualquier uso industrial y actividad mercantil que se desarrolle en ellos está, según la legalidad vigente, en una situación de ilegalidad o de "fuera de ordenación". La Audiencia Nacional en su sentencia de fecha 17 de enero de 2011, declaró ilegal la "Modificación del Plan de utilización de los espacios portuarios del puerto de Gijón", que contemplaba entre otras actuaciones la "nueva explanada ganada al mar de 37.333 m2 de superficie". Ningún planeamiento posterior ha sido aprobado para poder legalizar dicha ampliación y por tanto, todo lo allí existente está fuera de la ley; como recuerda y razona la sentencia de la Audiencia Nacional, porque pese a su gravísimos efectos ambientales.
Además su funcionamiento tendría impactos importantes, como la eliminación de los gases evaporados a través de una antorcha de 74 metros de altura aumentará los problemas de contaminación atmosférica que ya padecen Gijón y Carreño que tiene unos elevados niveles de contaminación, situación ésta que veríamos agravada con los posibles escapes de esta nueva planta.
Hay que recordar que esta ubicación tan cercana a numerosas viviendas, y en concreto a las viviendas de Xivares en Carreño y de El Muselín, Jove, Pescadores y la Calzada en Gijón que ya padecen una importante contaminación acústica tal como se reconoce en el estudio presentado, contaminación acústica que se va ver agravada si entra a funcionar esta peligrosa instalación.
Existiría una sería afección al medio marino como es el vertido de aguas 5 grados más fría que su captación de forma continua lo que producirá el enfriamiento del agua del área y generando un importante salto térmico para la fauna de la zona.
Por todas estas razones mantenemos nuestra oposición a este disparatado proyecto de legalizar la peligrosa regasificadora, solicitamos su demolición sin demora y la devolución del dinero pagado a ENAGAS.

Fuente: Nota de prensa de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
Publicar un comentario

Archivos del Blog