FAPAS solicita la suspensión del Desafío oso Somiedo 2013 por el daño que puede ocasionar a la fauna

La prueba de Ultra Trail Desafío Oso Somiedo 2013, que tiene previsto desarrollarse a mediados de este mes en el interior del Parque Natural de Somiedo, es el inicio de un nuevo modelo de gestión que intenta promover el Ayuntamiento de Somiedo. Su Alcalde, Belarmino Fervienza ya ha hecho llegar a la Administración asturiana su interés de que en la próxima revisión del Plan de Uso y Gestión del Parque Natural se eliminen determinados niveles de protección de uso en el Parque, lo que permitiría que zonas actualmente que se encuentran bajo una estricta protección para la conservación del oso pardo,y el urogallo puedan ser utilizadas para la práctica de actividades de turismo activo masificadas.

La prueba, que cuenta con el apoyo incondicional del Alcalde de Somiedo, ha sido aprobada por la Consejería de Agroganadería sin que se haya llegado a hacer ningún informe técnico específico del impacto que sobre el oso pardo supone la presencia de cientos de participantes recorriendo zonas de alta montaña en una época de alimentación fundamental para su supervivencia.
La prueba que tiene una duración de 24 horas, recorre áreas de alto valor ambiental, que si bien están abiertas al público, nunca hasta ahora fueron objeto de presencia masiva de personas, se estima que hasta 500 personas simultáneamente, corredores con luces en la oscuridad, dando voces y personal de apoyo, toda una algarabía que se mantendrá durante 24 horas justo en las áreas donde actualmente los osos encuentran su alimentación, las arandaneras de alta montaña.
El FAPAS ha podido comprobar mediante el análisis de los datos de trabajo de campo de los últimos años en estas áreas del Parque Natural, que la carrera va a tener una incidencia realmente perturbadora en la dinámica de la población osera, más cuando en la actualidad ya se ha iniciado la temporada de caza con las batidas de jabalí que normalmente se desarrollan en zonas bajas de los valles por lo que es prioritario garantizar la tranquilidad de las zonas altas de montaña donde encuentran ahora los osos su alimentación, como son las arandaneras.
El informe elaborado por el FAPAS ha sido remitido a la Consejera de Agroganadería, solicitando la suspensión de la prueba deportiva, más cuando la misma se pretende desarrollar sobre un territorio que posee los más estrictos niveles de protección de la Unión Europea y que ostenta también el título de Reserva de la Biosfera otorgado por la UNESCO y que condiciona que la gestión del Parque se lleve a cabo con las más estrictas medidas de protección ambiental.
Sirva de referencia que la prueba deportiva contempla que varios cientos de personas accedan a zonas que en la planificación de la Reserva de la Biosfera son consideradas como Zonas Núcleo, es decir, las que poseen un mayor nivel de protección, ya que en ella se encuentran representados los ecosistemas mejor conservados y más representativos de la Reserva.
Fuente: Nota de prensa de FAPAS
Publicar un comentario

Archivos del Blog