La otra incineradora de COGERSA

Parte de las instalaciones del vetedero central de COGERSA -Foto Asturias Verde-

En COGERSA ya se vivió, hace casi 20 años, otra polémica sobre la instalación de un horno incinerador de residuos. Este horno quería solucionar el problema de las incineradoras hospitalarias, unas arcaicas instalaciones ubicadas algunas en centros urbanos y en cualquier caso pegadas a los hospitales, con lo que suponía un riesgo evidente de insalubridad pública. En aquella ocasión la administración planteaba la construcción de una incineradora con una capacidad mucho mayor de las necesidades reales de los hospitales asturianos y, al igual que ahora, tampoco se prestaba atención a otras alternativas o se las despreciaba públicamente.
El final de aquella polémica fue que se construyó la incineradora en 1993; aunque con la promesa de aplicar unos planes de recogida selectiva y reducción de los residuos hospitalarios, algo ambiguo, que queda muy bien de cara a la opinión pública y de prácticamente imposible seguimiento para las organizaciones ecologistas.
La actual instalación es un horno rotatorio, inaugurado en el 2003. En él, según datos del 2008, se valorizaron energéticamente o incineraron (según se esté o no en el Gobierno) un total de 4.644 toneladas de residuos, un (2,5% del total). Dentro de esta cifra se incluyen las 987 toneladas de residuos hospitalarios, las 2.182 toneladas de las harinas MER provenientes de Proygrasa, diversor residuos ganaderos y hasta los perros y gatos de albergues municipales que son ejecutados o sacrificados (según de que lado de la administración se esté) o simplemente que se mueren por causas más o menos naturales en las clínicas veterinarias.
+ MÁS información
Publicar un comentario

Archivos del Blog