El Ayuntamiento de Langreo quiere gallineros de hormigón y amenaza con ejecutar a las gallinas ruidosas


El Ayuntamiento de Langreo se plantea una nueva normativa sobre gallineros que implica serios cambios en la construcción de los gallineros. Lo más llamativo es la obligación de poner suelos de hormigón a los gallineros, lo cual tiene una lógica sanitaria; pero no está claro (no tenemos el proyecto de normativa) si el hormigón sólo afectaría a la caseta del gallinero o también a toda la zona por donde deben pasear las gallináceas. Esto último sería una tortura para unos animales que por naturaleza tienden a excavar para buscar insectos y gusanos.
Mucho peor lo deben estar pasando las gallinas de Cuesta d´Arcu, ya que la policía municipal se presentó el pasado martes a contar las gallinas unas 22. Al parecer la redada gallinil respondía, según declaró la Concejala de Infraestructuras y Urbanismo, María Fernández, a una denuncia presentada por uno de los vecinos de la zona. Lo más triste del asunto fue lo que le dijeron los policías municipales al dueño de las gallinas, y cuyas declaraciones recoge La Voz de Asturias, "Me dijeron que si en una semana no las eliminaba meterían una demanda por lo penal". Si eso fue así resulta muy triste y más propio de un policía municipal de Coslada, que de un agente que va sólo a recoger datos atendiendo una denuncia para intentar solucionar un problema. Ni la policía municipal, ni la señora concejala tienen derecho a exigir la eliminación de animales a ningún vecino. Salvo que la concejala quiera pasar a la historia como "La mata gallinas". Eliminar animales u ordenar la destrucción de una propiedad ajena es una decisión que debería tomar un juez y como ultimísimo recurso. No me parece que la policía municipal y ni la concejala sean tan tajantes con el resto de problemas con el ruido en Langreo, es decir: discotecas, bares, obras públicas o grandes industrias; pero claro contra un puñado de gallinas parece que todo es distinto.
Publicar un comentario

Archivos del Blog