El eucalipto se convierte en la estaca clavada en la gestión de la única Dirección que tienen Los Verdes en el Gobierno

Plantación de eucaliptos en un parque público. Muchos políticos asumen que hay que limitar las plantaciones y cada vez más Ayuntamientos tienen en sus Agendas XXI principios de reducción del eucalipto, pero la realidad de la gestión municipal es muy vaga a la hora de aplicar lo que ellos mismos predican. -Foto AsturiasVerde-

El Director General de Política Forestal, Joaquín Arce y dirigente de Los Verdes de Asturias, se reunió con las principales asociaciones ecologistas y conservacionistas asturianas. Según el Gobierno del Principado la reunión trascurrió de forma cordial, incluso "los representantes de dichas asociaciones mostraron su satisfacción por haber encontrado un cauce de diálogo fluido con la Consejería de Medio Rural y Pesca". Lo que si fueramos prácticos significaría que la Consejería se hace eco de las críticas lanzadas por los ecologistas hace sólo unos meses sobre la gestión del Gobierno del Principado; pero como estamos en Asturias la cosa puede quedar en sólo cordiales encuentros u organizar una escursión en bicicleta para mostrar como están los bosques asturianos.
Entre los temas tratados destaca el de la reducción de las plantaciones de eucaliptos. Han pasado más de 6 meses desde la llegada de Los Verdes a la Dirección de Política Forestal y el eucalipto sigue dominando el paisaje asturiano. La vieja reclamación ecologista de “Eucaliptos NON!” se enmarasma en una intrincada selva administrativa. Los meses pasan y no parece que ni Joaquín Arce ni Los Verdes consigan dar un cambio de rumbo a la política forestal asturiana, no por ganas, más bien porque la tarea es de dimensiones de película de Steven Spielberg. El cambio que necesita la política forestal asturiana supondría un terremoto en gran parte del entramado de intereses y pactos creados en los últimos 30 años, una auténtica selva más espesa que la del Amazonas. Cada día está más claro que la revolución forestal tendrá que esperar a otros tiempos y a otros políticos.
Publicar un comentario

Archivos del Blog