Se inicia una campaña para que la UNESCO reconozca la sidra asturiana como Patrimonio Cultural Inmaterial

La Consejería de Agroganadería promueve una campaña para que la UNESCO reconozca a la sidra asturiana como patrimonio cultural inmaterial
El Principado de Asturias  impulsará una movilización ciudadana hasta marzo de 2014, fecha en la que se presentará oficialmente la candidatura. La consejera María Jesús Álvarez subrayó que la bebida asturiana cumple todos los requisitos para obtener la distinción. Asturias cuenta con 4.000 hectáreas de superficie dedicadas al cultivo de manzana. De ellas, más de 600 están dentro de la Denominación de Origen Protegida.


Nota de prensa del Gobierno del Principado de Asturias
La consejera de Agroganadería y Recursos Autóctonos, María Jesús Álvarez, ha presentado hoy la campaña que promueve el Gobierno del Principado para que la UNESCO reconozca a la sidra asturiana como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.
Álvarez se mostró convencida de que la sidra asturiana cumple todos los requisitos para ser distinguida como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. “Nuestra sidra es la única que se escancia, la sidra por antonomasia, y forma parte de una cultura milenaria que se adapta a los tiempos”, ha subrayado.
La titular de Agroganadería ha señalado que la sidra es la tercera producción agroalimentaria más importante de Asturias y sustenta a una importante industria que ha logrado profesionalizarse y conseguir la Denominación de Origen Protegida.
El proceso para lograr el reconocimiento de la sidra asturiana como patrimonio cultural inmaterial arrancó en 2008 por iniciativa de la Consejería de Medio Rural. La titular de Agroganadería recoge ahora el testigo para la presentación de la candidatura, que deberá estar lista en el plazo de un año. “El trabajo de los próximos doce meses será intenso, porque buscamos una presentación rigurosa, atractiva y que implique a los ciudadanos”, ha explicado la consejera.
En este sentido, ha adelantado que su departamento recabará firmas “singulares y prestigiosas” para apoyar la candidatura, al tiempo que impulsará también una amplia movilización ciudadana a través de diferentes medios como las redes sociales.
La campaña incluye, además, un proyecto de investigación que correrá a cargo del Grupo de Historia Sociocultural Contemporánea de la Universidad de Oviedo, coordinado por el catedrático de Historia Contemporánea y coordinador del Máster de Historia Sociocultural, Jorge Uría González. En el equipo participa también el doctor Luis Benito García, cuya tesis doctoral Sidra y manzana en Asturias: sociabilidad, producción y consumo (1875-1936), obtuvo en 2008 el premio extraordinario de doctorado.
El proceso para la presentación de la documentación científica finaliza el 31 de marzo de 2014, fecha en la que se presentará oficialmente la candidatura. A partir de ese momento, comenzará la evaluación del proyecto por parte de los técnicos de la UNESCO, un proceso que puede prolongarse hasta dos años.
Además de la tesis doctoral de Luis Benito García, el Principado aportará también entre la documentación científica otros estudios del mismo autor, como el libro Las representaciones de la sidra. El contexto social de la sidra a través de la literatura y la pintura asturianas contemporáneas (1850-1936), Beber y saber. Una historia cultural de las bebidas y medio centenar más de publicaciones relacionadas con la sidra.
Producción
Las declaraciones de cosecha que presentan los lagareros y que constan en la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos reflejan que en Asturias hay 93 lagares, que producen 26 millones de litros de sidra natural, 16,5 millones de litros de producción de sidra espumosa y 180.000 litros de mosto.
Entre estos lagares se incluyen los 25 que pertenecen a la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias, que el pasado año recogieron más de dos millones de kilos de manzana y que generarán unos dos millones de botellas de sidra.
El Principado cuenta con 4.000 hectáreas de superficie dedicadas al cultivo de manzana. De ellas, más de 600 están dentro de la Denominación de Origen Protegida, que exige una alta profesionalidad y registra la mayor tasa de productividad.
Publicar un comentario

Archivos del Blog