Organizaciones ambientales acusan a IU de “connivencia” y de favorecer con sus planteamientos los incendios forestales

A raíz de la sorprendente propuesta efectuada por el grupo de Izquierda Unida en la Junta General del Principado, mediante una proposición no de ley, para que se reduzca el plazo obligatorio de un año de acotamiento de los pastos forestales afectados por incendios, instando en ese sentido a la modificación de la ley nacional de Montes, a fin de adaptar la normativa autonómica, los grupos ambientales abajo firmantes queremos mostrar nuestro malestar por lo que consideramos un ejercicio excesivo de populismo y demagogia, al solicitar este partido que se suma a otra propuesta similar del Partido Popular, lo que demuestra la connivencia del IU con los incendios, favoreciendo con sus planteamientos este tipo de delitos penales contra el medio ambiente.

La propuesta de IU se basa en datos irreales, que no responden a la realidad  asturiana. En realidad, desde el año 2005, año de entrada en vigor de la normativa reguladora de los acotamientos de las zonas incendiadas,  en Asturias únicamente se han iniciado, en estos ocho años de aplicación de la Ley de Montes, 161  expedientes de acotamiento frente a los 14.874 incendios forestales contabilizados en nuestra región; estos afectaron a más de 71.254 hectáreas, siendo acotadas solo 9.481  hectáreas,  lo que supone que  solo el 13% de las zonas incendiadas de forma intencionada para pastos fueron acotadas. Estos datos, reales y oficiales, nos permiten concluir la absoluta indolencia que han mostrado nuestros representantes políticos con respecto al grave problema que asola año tras año nuestra comunidad autónoma y pese a que los incendios forestales constituyen uno de los mayores atentados ecológicos que sufre en la actualidad la naturaleza asturiana, amén de representar un problema de orden público de primera magnitud.
Lo que nos permite concluir declarando la absoluta indolencia que han mostrado nuestros representantes políticos con respecto al grave problema que asola año tras año nuestra comunidad autónoma pese a constituir los incendios forestales el mayor atentado ecológico que sufre en la actualidad la naturaleza asturiana, amén de representar un problema de orden público de primera magnitud. Un dato que acredita la pasividad y desidia administrativa respecto a las medidas a ejecutar que son necesarias para la regeneración de los montes incendiados es que nunca se llegan a cumplir los períodos efectivos de acotamiento, ya que las presiones políticas que ejercen los distintos Ayuntamientos y los sindicatos agrarios contribuyen finalmente a que se levanten las limitaciones al aprovechamiento ganadero que fueron establecidas, de forma que solo se vedan o acotan las superficies quemadas hasta el momento en que brotan las primeras especies herbáceas y no cuando se constate la recuperación de las especies arbustivas afectadas o se consiga la restitución del terreno a la situación anterior al incendio. De esta manera no solo no se cumple el fin último regenerador por el que se declaró el acotamiento o la veda, sino que el incendiario se aprovecha de los frutos de su acción delictiva, lo que constituye un efecto criminógeno y, por consiguiente, fomenta un incremento en la comisión de este tipo de delito.
De acuerdo con lo estipulado por la Ley de Montes estatal, la función social que desempeñan los montes obliga a las Administraciones públicas a velar por su conservación, protección y restauración, siendo el órgano que preside la Consejera de Agroganadería el competente para fijar las medidas encaminadas a la restauración de la cubierta vegetal afectada por los incendios forestales en los montes asturianos, incluyendo, en todo caso y con carácter imperativo, el acotamiento temporal de aquellos aprovechamientos incompatibles con su regeneración y, en particular, el pastoreo.
En el mismo sentido, la Ley del Principado de Asturias de Montes ordena a la Consejería competente en materia forestal que proceda al acotamiento al pastoreo de los montes incendiados por un plazo mínimo de un año y máximo igual al necesario para la recuperación de las especies afectadas o hasta su restitución a la situación anterior al incendio. Pese a ello, de acuerdo con los datos oficiales publicados por la administración autonómica, se viene acotando mucho menos de la mitad de los montes quemados en Asturias, lo que lejos de ser una medida desproporcionada como aducen el Izquierda Unida, constituye una acción insuficiente para lograr su finalidad de proteger y restaurar los montes asturianos, cada vez más castigados por la lacra de los incendios forestales provocados por los ganaderos con la finalidad de eliminar las especies arbustivas no susceptibles de ser aprovechadas por su ganado.
Por otra parte, de las investigaciones llevadas a cabo por los organismos dependientes de la administración sobre las causas que originan los incendios forestales en Asturias se puede concluir que más del 80% de los mismos son provocados por los ganaderos que aprovechan nuestros montes de forma extensiva.

Suscriben esta nota los siguientes grupos:
Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
Asociación para la Defensa Jurídica del Medio Ambiente-ULEX
Colectivo Ecologista de Avilés
Plataforma por la Defensa de la Cordillera Cantábrica
Asociación para la Conservación y estudio del lobo-ASCEL
 Asociación Ereba, Ecología y Patrimonio
Asociación medioambiental Ecos Astures
Sos Cuideiru
Asociación Ultravioleta
Instituto para la Calidad y la Educación Ambiental-INSCEAM
Asociación de Verdes Asturianos
Coordinadora Ornitoloxica d’Asturies
Ecoloxistes n’Aición d’Asturies
Grupo de Orntilogía Mavea
Asociación Amigos de la Naturaleza Asturiana-ANA
Publicar un comentario

Archivos del Blog