EQUO lamenta que el Ayuntamiento de Oviedo prefiera judicializar los vertidos al Río Gafo, en lugar de evitarlos

Entrada al Ayuntamiento de Uvieu - Oviedo. -Foto Asturias Verde-

Nota de prensa de Equo - Oviedo
Desde la organización Equo se considera que la decisión de la junta de gobierno del Ayuntamiento de Oviedo de interponer recurso contencioso administrativo contra la resolución de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en la que se sanciona al Ayuntamiento de Oviedo por los vertidos de aguas residuales procedentes de la estación de bombeo de Montecerrao, nos demuestra el mínimo interés que tiene el medio ambiente y la salud de los ciudadanos para nuestros gestores municipales.

Alguno de los argumentos esgrimidos en el informe defendido por el concejal de Economía, Jaime Reinares, para recurrir la sanción son todavía más preocupantes. Se atreve a admitir que como una parte de la Urbanización de Montecerrao, privada, nunca fue recibida por el Ayuntamiento, este no tiene ninguna responsabilidad sobre el vertido.
Esta falta de control y seguimiento no es más que una muestra del modelo de ciudad que propone el gobierno municipal, aquel que debe servir constantemente a los intereses de contratistas privados, y no a sus ciudadanos.
La forma de atender este asunto nos remonta a las habituales actitudes del Ayuntamiento en todos estos años, no resolver los problemas y dejarlos pasar, en lugar de resolverlos en su adecuado momento.
Por si alguien pensaba que un alcalde “no elegido por sus conciudadanos” iba a actuar con mejor criterio y más decidido que uno elegido por todos, que se vaya olvidando, es más de lo mismo, hacer trampas en lugar de buscar soluciones.
A pesar de todo lo referido, quizás lo más triste es que se hayan consentido vertidos directamente al Río Gafo continuadamente desde el año 2005, en uno de los pulmones de nuestra ciudad.
El Ayuntamiento cobró las licencias de Montecerrao y es responsable por ley del saneamiento y depuración de aguas residuales, y es titular de la autorización de vertido al Rio Gafo. Va a salir más caro a la ciudadanía en sanciones y pleitos de lo que costaría la reparación y la adecuada depuración. Hay que recordar que EQUO va a seguir denunciando los vertidos, y cada retraso en su corrección aumenta la sanción y la responsabilidad personal de los gestores que hacen dejación de funciones. EQUO empezará a exigir responsabilidades personales por daños al medio ambiente y por negligencia en la administración de lo público.
Porque EQUO es un partido político que defiende la ecología, la profundización democrática, la equidad y los Derechos Humanos.
Publicar un comentario

Archivos del Blog