Los ecologistas critican la nueva matanza de cormoranes que anuncia el Gobierno

Bajo el término burocrático de “control” el Principado de Asturias piensa matar 260 cormoranes grandes en la próxima temporada, el doble de los cazados en 2009. Los ecologistas denuncian que es una medida para “agradar” a los pescadores deportivos ante la crisis del salmón; aunque las matanzas de cormoranes no han demostrado que sirvan para aumentar el número de salmones.

Nota de prensa de las organizaciones firmantes
Las organizaciones ambientales abajo firmantes queremos trasladar nuestra más enérgica oposición al anuncio de la Viceconsejeria de Medio Ambiente de utilizar la matanza de cormorán como medida de compensación. No es aceptable que se anuncie que la próxima campaña se matarán 260 ejemplares de cormorán grande en aguas continentales, el doble de los abatidos este año, todo ello dentro de las medidas tendentes a agradar a los pescadores, que andan revueltos con la nueva norma de pesca del salmón, que ya se amplió sobre el proyecto original de 60 días de pesca a 130 al final, pero todo les parece poco y ahora se usa una la matanza de una especie salvaje para contentarles.
Tenemos que recordar que el cormorán no es una especie cinegética y no tiene plan de manejo a pesar de que es obligatorio. No se han hecho públicos los criterios que se utilizan para determinar esa cantidad en ninguno de los organismos de participación sobre fauna o ríos en los que estamos los grupos ambientales, con lo que desconocemos sus cuentas y cómo salen. No se llevó propuesta alguna al Consejo de Ecosistemas Acuáticos y desconocemos de dónde sale ese número que duplica el de este año.
Esta práctica de controlar especies por presiones es una demostración más de la falta de políticas de conservación de la fauna salvaje por parte del Principado, dirigida a contentar sectores en vez de defender los valores naturales, y que atiende las reclamaciones del colectivo de pescadores sin contrastar sus demandas con otros colectivos que no somos depredadores como sí lo son los pescadores, que pescan por divertimento.
Hay que recordar que todas las experiencias de controles de cormoranes no ha significado un aumento de la pesca de peces ni una disminución del número de aves a medio plazo, que permanece estable en su número en Asturias en los últimos 12 años, como ha reconocido el propio Principado a través del Director de Recursos Naturales el señor Félix Gaona dijo el pasado 5 de septiembre de 2008 en el Consejo de Ecosistemas Acuáticos.
Hay que recordar que esta medida que se va ejecutar no esta avalada por estudio científico conocido que demuestre claramente la necesidad de ejercer un control sobre la misma especie, sin olvidar que es preciso que esos estudios, si es que existen, tienen que ser públicos y deben ser sometidos a debate social y se deben proponer medidas alternativas a la escopeta como medida de control de la población. Cualquier control se debe realizar por evidencias científicas y tomando como base la legislación vigente. La depredación es una de las principales fuentes de selección natural y eliminarla sólo contribuye a acercar el funcionamiento de un ecosistema natural al de una granja. Cuando existe un problema de sobrepredación, generalmente se debe a alteraciones del hábitat, o a una superabundancia de presas.
Hay que destacar la ausencia de estudio científico alguno que respalde la necesidad de "control" del cormorán, pues hasta los propios estudios encargados por el Principado demostraron la no afección negativa del cormorán sobre las poblaciones de salmónidos, mostrando el sin sentido de la decisión anunciada.
El cormorán grande es una especie que hasta el año 2004, estaba incluida en el Anexo I de la Directiva Aves y como especie "de interés especial" dentro del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, ha pasado de protegida a exterminable en 3 años en Asturias, solo por las presiones de los pescadores, que ven un competidor en los ríos a esta ave, como si el rió fuera solo de los pescadores.
Tampoco conocemos los resultados de los controles que se llevan haciendo desde el año 2004/2005 Lo que sí esta claro, por la experiencia en otros lugares, es que la caza de cormoranes grandes en sus lugares de invernada carece de efectividad como medio de controlar sus poblaciones. Por eso seguimos reclamando obtener datos más fiables sobre la dieta del cormorán en los ríos de la región y evaluar de la manera más precisa su impacto sobre las poblaciones de peces y, si llega a ser necesario medidas de control, serán contempladas siempre desde el dialogo y con un fundamento científico, no por las presiones de un colectivo interesado como es el de pescadores.
Por eso no vamos a dejar de pedir políticas integrales en los ríos, no medidas aisladas sin fundamento científico, y un debate previo necesario en estos ecosistemas asturianos.

- Coordinadora Ecoloxista d’Asturies - Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza- Colectivo Ecologista de Avilés- Asociación para la Defensa Jurídica del Medio Ambiente "Ulex"- Salternavia- Ixuxu- Ereba, Ecología y Patrimonio- SOS Cuideiru- Grupo de Recuperación y Estudio de Espacios Naturales - Instituto para la Calidad y Educacion Ambiental
Publicar un comentario

Archivos del Blog