El feto, el niño, el lince y las comparaciones odiosas de la Conferencia Episcopal

Se inicia un nuevo debate sobre la reforma de la ley del aborto, un asunto en el que los ecologistas poco o nada tenemos que decir, no es nuestro campo y bastante liados estamos con nuestros asuntos. Sin embargo parece que los Obispos estén faltos de enemigos. Así que lanzan una campaña donde oportunistamente se confunde a los fetos con los niños. Los católicos dicen que mentir es pecado; pero supongo que el publicista con un par de ostias ya tiene resuelto la cuestión ética de comparar fetos con niños. Además ¿Si un niño es igual a un feto se puede decir que un obispo es también un feto?
Para rematar la campaña compara una supuesta desprotección a la infancia (¿está desprotegida la infancia en España?) con la también supuesta protección a la naturaleza (¿está realmente protegida la naturaleza?. Personificada la infancia en un niño tipo anuncio del Corte Inglés (es decir de piel blanca, rubito y ojos claros) y como ejemplo de la naturaleza un lince. Dicen que hay comparaciones odiosas; pero esta raya el cinismo más absoluto, poniendo en pie de alteración neuronal a todo el movimiento ecologista y conservacionista. El mismo que lleva años luchando y concienciando a la población para preservar nuestro legado Natural, muchas veces topándonos con la aptitud de sacerdotes en la creencia de que como según dicen los católicos la Naturaleza es obra de Dios y ellos son sus intermediarios pueden hacer y deshacer con ella como les venga en gana, o como les venga en gana a los amigos de la curia eclesiástica. Es decir Aznar y su Fundación.
Han pasado los tiempos de la época de Teología de la Liberación, de los sacerdotes que difundían el amor a la naturaleza y la era de los social católicos (que no social cristianos). Estamos en la época de la vara de fustigar a los no creyentes. Se persigue y demonizan otras religiones, se excomulgan a los fabricantes de condones, se defiende que la homosexualidad siga siendo delito, se propone la encarcelación de las mujeres que abortan sean o no católicas (que a fin de cuentas es lo que persigue la campaña) y se mete a los ecologistas y conservacionistas en medio de una comparación odiosa.
Artículo relacionado: Ecologistas en Acción critica la campaña de la Conferencia Episcopal que compara la protección de la infancia con la de la naturaleza
Publicar un comentario

Archivos del Blog