Los ecologistas denuncian los impactos ambientales de la nueva carretera “Y” de Bimenes

Obras de la "Y" de Bimenes -Foto Coordinadora Ecoloxista d'Asturies-
Nota de prensa de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies
Desde la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies se denuncia que los daños causados por la destrucción y fragmentación del hábitat para la realización de una obra de este calibre son desmesurados, se ha optado por el trazado más complicado y no se están tomando las decisiones adecuadas para que la construcción de la vía rápida y su futuro funcionamiento sean seguros y tengan el menor impacto ambiental posible.

Los desmontes que se están llevando a cabo son enormes, su ángulo y su enorme altura provocan y provocarán en el futuro desprendimientos sobre la vía. Están siendo taladas todas aquellas laderas próximas al trazado, eliminando de este modo el único factor natural que impide la erosión del suelo y los corrimientos de tierra. Las últimas talas se realizaron antes del verano no respetando las épocas de cría de la mayoría de aves (más de medio centenar de especies detectadas, incluidas especies amenazadas como mirlo acuático, martín pescador, milano negro, y torcecuellos). El bosque que ha desaparecido estaba compuesto en su mayor parte por robles y castaños y formaba, un hábitat excelente tanto para los mamíferos como para las aves y la herpetofauna (se ha detectado Bufo bufo, Rana temporaria y la amenazada Salamandra salamandra alfredschmidtii) que habita esa zona.
Se aprecia una preocupante inclinación de los árboles en ciertas zonas que junto a corrimientos de tierra indican el riesgo inminente de que toda la ladera se venga abajo, puesto que esa misma ladera, como nos han informado los vecinos de la zona, ya estaba apuntalada con raíles de tren para evitar corrimientos de tierra cuando se realizaron los trabajos de instalación de la línea eléctrica que pasa por encima de la futura vía rápida. Para remediar esto se están tomando decisiones poco acertadas como seguir talando, expropiar terrenos, realizar voladuras, etc. lo que aumentará el daño al medio ambiente y creará un impacto visual y paisajístico enorme e imposible de disimular.
Los trabajos están tan cerca del Río Nora y se han metido tanto por él empujando tierras hacia su cauce que el peso de la maquinaria y el del propio suelo desplazado han provocado que parte de la escollera de encauzamiento del río se venga abajo y esté ahora mismo en medio del cauce, también se ha eliminado gran parte de la vegetación de ribera y la turbidez de las aguas debida a los trabajos es muy alta. La última acción que están planteando para evitar que la montaña entera se venga abajo es la colocación de enormes pivotes de hormigón a gran profundidad para estabilizar el terreno a tan sólo unos pocos metros del Nora, lo que provocará un vertido al río por escorrentía y filtración en el subsuelo de sustancias altamente básicas, que afectará de forma negativa a todo el ecosistema aguas abajo.
Pese a llevar un año trabajando en la zona la U.T.E. Lieres aun no dispone, al menos en las inmediaciones de la obra, de un punto limpio en el que colocar todos aquellos vertidos peligrosos que puedan generar y que en su mayor parte hemos podido comprobar que se encuentran tirados por la obra directamente sobre el suelo pasando por filtración al río Nora cuando llueve, el cual está a pocos metros de distancia. Al no disponer de punto limpio no pueden gestionar dichos residuos, incumpliendo toda la legislación de residuos vigentes.
Es muy llamativa también la instalación de un vertedero en un prado en lo alto de un pequeño valle por el que discurre un arroyo, en el no sólo se acumulan tierras sobrantes, sino restos de árboles, plásticos, tuberías y un sinfín de materiales diferentes, con esto no sólo se pone en riesgo la filtración de sustancias al arroyo y de ahí al Nora sino que lo más preocupante es que ese vertedero no parece cumplir ninguna medida de seguridad, el riesgo en este caso es que los materiales vertidos se deslicen por el valle y taponen la pequeña tubería que permite el paso del agua por debajo de la carretera, lo que provocaría un tapón y a continuación la formación de una balsa que pondría en peligro la integridad de la vía rápida como ha ocurrió recientemente en El Bao (Navia).
En vista de la gravedad de los hechos señalados, tanto en materia ambiental como de seguridad, hemos pedido se proceda a la paralización de la actividad constructiva en tanto en cuanto no se adopte por parte de la U.T.E. de las medidas necesarias para corregir todas las deficiencias detectadas, incluyendo cuantas modificaciones del proyecto sean necesarias para cumplir con la legislación en materia de residuos, aguas, protección de flora y fauna, y seguridad pública. Resulta de especial urgencia la paralización inmediata de los trabajos de desmonte que suponen un alto riesgo de desprendimiento de toda la ladera, pudiendo llegar a obstruir el cauce del río Nora que se encuentra a tan sólo 50-100 m.
+ MÁS INFORMACIÓN Y FOTOS
Publicar un comentario

Archivos del Blog