Los ecologistas denuncian que la Ría de Avilés ha perdido una de sus joyas naturales

Los travertinos de las marismas de Recastrón. -Foto Grupu d´Ornitoloxía Mavea

Miembros del Grupu d´Ornitoloxía Mavea descubrieron hace 4 años una formación geológica de travertinos en la ría. Los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente llegaron a valorar declararlas Monumento Natural. Pero, como la zona está afectada por los planes expansionistas de la Autoridad Portuaria avilesina dieron marcha atrás en sus planes proteccionistas.
Hace cuatro años miembros del Grupu d´Ornitoloxía Mavea descubrimos una formación de travertinos en las marismas de Recastrón. Su origen provenía de la cal que rezumaba de los depósitos de escorias, pero por un proceso natural, se crearon unas estructuras maravillosas que raramente se ven fuera de las cuevas. No se conocen en otros puntos de la costa asturiana y sólo en unos pocos lugares europeos. En la ría de Avilés encontramos estalactitas, gours y macarrones.
Puestos en contacto con técnicos de la Consejería de Medio Ambiente asturiana, se mostraron impresionados por la belleza de las formaciones y la singularidad del enclave, y valoraron declararlas Monumento Natural. Pero, como la zona está afectada por los planes expansionistas de la Autoridad Portuaria avilesina, tras varias conversaciones, la Consejería no pudo imponer su criterio conservacionista frente a la especulación económica, y dieron marcha atrás en sus planes proteccionistas.Hace dos años logramos detener in extremis el relleno de la zona más valiosa, la que incluye las estalactitas, aunque se perdió la mayor cavidad de la zona. Tras avisar al Ayuntamiento de Avilés sobre el tema, en el informe que hicieron técnicos municipales mostraron su total desprecio hacia estas formaciones, demostrando una inmensa ignorancia de conocimientos naturales, así como la ausencia de sensibilidad hacia una joya patrimonial del municipio.
Hace poco tiempo, durante unas obras de adecuación de las marismas de Recastrón para los planes expansionistas del Puerto, se rellenó la zona que dos años antes habíamos conseguido salvar, por lo que actualmente todas las estalactitas han quedado sepultadas. La imagen adjunta ya sólo es recuerdo, y las generaciones futuras no podrán contemplarlas.
Gracias a anteriores entidades, se ha perdido la mayor singularidad natural que tenía el estuario avilesino, por lo que hoy es aún más pobre. Por suerte, aún sobreviven formaciones de tours y de macarrones, pero el Puerto quiere destruirlos en la próxima primavera.
La falta de sensibilidad ambiental del Ayto. de Avilés y de la Autoridad Portuaria está sirviendo para que, lejos de recuperar espacios degradados en el estuario, se sigan destruyendo los valores naturales de nuestra ría que sobrevivieron al crecimiento industrial de los años 50-70 y de la contaminación posterior.Entendemos que la recuperación de la Ría de Avilés no es sólo usar los espacios para nuevas actividades, los planes deben incluir también espacios de recuperación de la esencia natural del estuario.
Grupu d´Ornitoloxía Mavea
Publicar un comentario

Archivos del Blog